Tener una vista saludable es algo imprescindible para cualquier aspecto de la vida. Es por ello que, razonablemente, es necesario darles a nuestros ojos los cuidados que merecen. Con el fin de controlar el estado de nuestra visión, de vez en cuando tendremos que medir la agudeza visual  para confirmar que todo no hay ningún problema. En Terapia Visual Mallorca, te explicamos el valor de la agudeza visual dentro de la optometría comportamental.

La agudeza visual es la capacidad del paciente de percibir y diferenciar dos objetos separados por un ángulo determinado. Es un procedimiento esencial para evaluar el estado de la salud visual y en que situación se encuentra la visión del paciente.

¿Por qué debemos darle importancia a la agudeza visual?

La agudeza visual es importante para la correcta realización de tareas que llevamos a cabo a diario, como por ejemplo la conducción donde el tiempo de reacción desde que se detecta el obstáculo en la vía hasta que se actúa para evitar el impacto debe reducirse al máximo. Es por eso qué es necesario tener una agudeza visual mínima para poder obtener o renovar el permiso de conducir.

No sólo afecta a la conducción, la agudeza visual es relevante en otros aspectos de nuestra vida como pueda ser el aprendizaje, el desarrollo de actividades físicas como el deporte o las mismas relaciones sociales.

¿De qué factores depende la agudeza visual?

La agudeza visual “clínicamente normal” se sitúa en la unidad (AV=1,0 o 20/20) y no depende exclusivamente de las estructuras del sistema ocular (córnea, cristalino, retina…), sino que también depende de otras variables fisiológicas como del estado de la vía óptica (nervio óptico) y del estado de la corteza visual (la parte del cerebro donde llegan los estímulos procedentes de los ojos). Por lo tanto, no podemos decir que la agudeza visual mide “la visión o la vista”, ya que este es un proceso mucho más amplio por el que se percibe e integra la información que llega a través de las vías visuales, se analiza y se compara con otras imágenes y experiencias previas.

Así, la agudeza visual depende de:

1. Factores físicos:

– La sala y las condiciones en las que se realiza la medición

– Procedimientos que se utilizan para realizar la medición

– Características del ojo del paciente.

2. Factores fisiológicos.

Entre los factores fisiológicos de los que depende la agudeza visual, hay que destacar especialmente la edad del paciente , siendo muy baja al nacer  y mejora con el paso del tiempo hasta que logra estabilizarse. A partir de los 40 o 45 años tiende a decrecer de nuevo.

También se deben tener en cuenta otras variables o factores, como la toma de ciertos medicamentos, si la persona lleva gafas o lentes de contacto por tener un problema refractivo (miopíahipermetropía y/o astigmatismo) o la presencia de determinadas enfermedades oculares (como el glaucoma o algún problema de retina) o patologías sistémicas que también afectan a la vista (como la diabetes), llegando a provocar pérdida de visión.

3. Factores psicológicos.

La fatiga física o psíquica, motivación o aburrimiento también son factores a tener en cuenta y en este último caso para niños.

Test de visión: pruebas de agudeza visual

La medición de la agudeza visual ha de realizarse a diferentes distancias (cerca, lejos y media). De esta forma, y teniendo en cuenta los factores anteriores, es posible conocer el nivel de visiónde un individuo.