Existen muchos jugadores, de fútbol, tenis, baloncesto o de cualquier otro deporte que tienen habilidades para llegar a la élite en sus respectivos deportes pero, sin embargo, no todos llegan. ¿Por qué unos llegan y otros no? 

La diferencia, cuando dos jugadores son muy buenos, puede estar en los pequeños detalles, y uno de esos detalles es la visión. SI, LA VISIÓN. 

Seguramente muchos de vosotros no hayáis escuchado hablar nunca sobre la relación entre deporte y visión pero la relación es muy estrecha. Y no se trata de ver mucho o poco, ni siquiera de tener un problema visual o no tenerlo. Se trata de tener unas habilidades visuales que rindan al máximo para cada deporte. 

El entrenamiento visual deportivo se basa precisamente en eso. En potenciar las habilidades visuales más necesarias para un buen rendimiento en dicho deporte. Obviamente, no serán las mismas habilidades las que necesita un corredor de maratón que un jugador de fútbol. Por ello, el entrenamiento visual deportivo va individualizado para cada deportista según el deporte que practica. 

Por poner un ejemplo, un jugador de fútbol necesita de un buen procesamiento de todo su campo visual y una buen tiempo de reacción para poder saber dónde están sus compañeros y decidir lo más rápido posible dónde dirigir el balón. Quizás, el tiempo de reacción y la conciencia de la visión periférica de ese sea buena, pero para marcar la diferencia, se necesita que sean muy buenas dichas habilidades. Y esa potenciación de habilidades es la que entrenamos en el entrenamiento visual deportivo.

Además, y continuando con el ejemplo del fútbol, no necesita las mismas habilidades visuales el portero que el delantero. Son muchas las diferencias, uno está en continúo movimiento y el otro casi estático, uno juega con los pies y el otro, principalmente con las manos, por tanto, las habilidades visuales a entrenar y el plan de entrenamiento visual deportivo debe ser individualizado ya que, cambia en función del deporte y la posición.

 

¿Cómo realizamos ese plan específico de entrenamiento? 

Para ello, lo primero es realizar una evaluación exhaustiva de las habilidades de entrada y procesamiento de la información visual, pero centrados en las habilidades necesarias para el deporte en cuestión. Por ello, en dicha evaluación, es muy importante la entrevista previa donde el deportista comenta sus dificultades específicas en su deporte o cosas que le gustaría mejorar en su deporte, para que el optometrista pueda comprobar si dichas dificultades pueden tener una explicación visual o pueden ser mejoradas mediante el entrenamiento visual deportivo.

Tras dicha evaluación, se explica al deportista los valores obtenidos, las habilidades visuales a mejorar y se propone el plan de entrenamiento visual deportivo. 

 

¿Qué tipo de habilidades podemos mejorar con entrenamiento visual deportivo?

Como hemos comentado anteriormente, las habilidades a mejorar dependerá de cada caso en particular pero en general, Algunas de las habilidades que podemos potenciar con entrenamiento visual deportivo son:

  • Coordinación ojo-mano
  • Coordinación ojo-pie
  • Velocidad de reacción
  • Visión periférica
  • Flexibilidad de enfoque
  • Coordinación entre ambos ojos
  • Percepción de profundidad
  • Cálculo de distancias
  • Localización espacial
  • Rapidez y precisión de movimientos oculares
  • Discriminación visual
  • Memoria visual

Podéis ver un ejemplo de entrenamiento visual deportivo en el siguiente enlace: SVTA fútbol

¿Crees que podemos ayudarte a potenciar tus habilidades visuales y con ello mejorar tu rendimiento deportivo? No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

PIDE TU CITA

 

Julio Moreno, Álvaro García y Paula Arteaga

Optometristas