Los exámenes visuales OPTOMÉTRICOS son el conjunto de pruebas que realizamos a nuestros pacientes para conocer tanto cuánto ven como cómo lo hacen. Para ello, dividimos nuestro estudio en dos tipos de exámenes: el examen de eficacia y el examen perceptual.

 

En el Examen de Eficacia analizamos el rendimiento de nuestras habilidades visuales. Es decir, si vemos más a menos o si enfocamos bien a todas las distancias. Para analizar este aspecto de la visión, realizamos los siguientes estudios:

  • Historial médico: en la que recuperamos la historia médica y el desarrollo desde su nacimiento hasta la actualidad.
  • Examen de salud ocular: con el que analizamos el tejido ocular y sus estructuras circundantes para descartas posibles patologías.
  • Agudeza visual (de lejos y de cerca): con esta prueba valoramos la cantidad de visión, es decir, la capacidad de distinguir detalles cada vez más pequeños.
  • Estado refractivo: es lo que llamamos comúnmente la graduación del paciente y está influenciado por el desarrollo de la visión, la adaptación, el estrés ambiental y factores hereditarios.
  • Análisis de la motilidad ocular: los movimientos oculares bien integrados permiten seguir de forma precisa un objeto en movimiento con rapidez y precisión, por ejemplo, para cambiar de línea en la lectura o para cambiar la mirada del libro a la pizarra. Estos movimientos son imprescindibles en la práctica deportiva.
  • Capacidad acomodativa: una capacidad de enfoque rápida y automática es esencial para un rendimiento eficaz. La capacidad de enfoque está también relacionada con la habilidad para mantener la atención visual.
  • Evaluación del estado binocular: se trata de la capacidad de coordinar ambos ojos para que puedan trabajar de forma conjunta en un nivel de coordinación elevado, como si ambos ojos fueran uno sólo.

 

En el Examen Perceptual analizamos las habilidades para reunir, interpretar, almacenar e integrar la información que nos llega a través de la visión. Para tener un conocimiento sólido de este aspecto de nuestra visión, realizamos las siguientes pruebas:

  • Test de habilidades visuo-perceptuales: la percepción de formas permite la discriminación inmediata de objetos o personas. Esta precisa de similitudes y diferencias en la capacidad para reproducir y generalizar formas. También se analiza la memoria visual, el cierre visual o las relaciones visuoespaciales.
  • Test evolutivo de Beery de integración visuo-motora: estudia la habilidad de coordinación ojo-mano. Es esencial para realizar una escritura precisa y sin estrés, y para rendir eficazmente en las actividades deportivas.
  • Test integración izquierda-derecha Southern California: analiza las respuestas de direccionalidad. Éstas deberían ser precisas y completamente automáticas para poder tener un procesamiento adecuado de la información visual.
  • Test de frecuencia de inversiones de Gardner: con este test, medimos de forma objetiva el número de inversiones que realiza al escribir números y letras, y los errores al percibir letras y números bien o mal escritos.
  • Test de memoria visual y auditiva VADS: el test de atención visuo-auditiva se realiza para evaluar las habilidades de integración entre los sistemas visual y auditivo y entre la expresión oral y escrita.
  • Test de memoria visual de Monroe: obtener la mayor cantidad de información visual en el menor espacio de tiempo posible es fundamental para un óptimo rendimiento. La capacidad de retener esa información durante largos periodos de tiempo es esencial para la comprensión de la lectura. Disfunciones en la memoria visual pueden ser la causa de que a un niño le resulte más larga y laboriosa la tarea y que tenga problemas para transferir información de un lugar a otro.
  • Test de copia y memoria de figuras geométricas complejas REY: con esta prueba podemos analizar la planificación y la percepción espacial, y después la capacidad de memorizar el esquema principal y los detalles del dibujo.
  • Análisis de Wachs: evaluamos acciones motoras sencillas y complejas para ver el grado de maduración de su coordinación motora.
  • Test de Piaget: en esta prueba se estudia el esquema corporal lateralizado, así como la habilidad que poseen los niños para orientarse en el espacio.
    El reconocimiento de las coordenadas espaciales izquierda-derecha es muy importante en la organización de la lateralización.

 

Si tu hijo o hija tiene dificultades de aprendizaje, o simplemente quieres descartar cualquier problema con su visión, no dudes en hacerle un Examen Visual Optométrico. Con él, tendrás un conocimiento exhaustivo de su salud visual y, en caso de necesitarlo, podrás poner soluciones a sus dificultades.

PIDE CITA AQUI

Optometrista Comportamental.