El verano es la época del año en el que más desplazamientos se producen por la conocida por todos Operación Salida. La puesta a punto del vehículo es uno de los puntos fundamentales que todo conductor lleva a cabo y sin embargo muchos nos olvidamos de la salud visual.

Cerca de 600.000 españoles conducen con una agudeza visual inferior a lo obligado por la Ley y 7 millones de conductores padecen, mínimo, una deficiencia visual que afecta a la conducción y tienen dificultades par calcular las distancias de seguridad y velocidad de otros vehículos. Como consecuencia, presentan alteraciones en los tiempos de reacción y esto puede influir crucialmente en la toma de decisiones en la carretera.

Al volante en verano
Además de los millones de desplazamientos que se producen durante la operación salida en las distintas fases del verano, también hay que destacar otra serie de circunstancias que deben ser tenidas en cuenta:

  • No sólo aumenta el número de desplazamientos de largo recorrido, sino que también hay más movimientos, especialmente durante los fines de semana.
  • Hay mayor presencia de vehículos de matrícula extranjera que circulan hacia los puestos fronterizos de sus países de origen dentro de la Operación Tránsito.
  • Se incrementa el número de actividades deportivas que utilizan las carreteras para su desarrollo y que pueden requerir medidas complementarias de circulación.

Si a esta situación sumas las altas temperaturas, el cansancio u otros factores de riesgo a la hora de ponerse al volante, cuidar de la salud visual se hace aún más imprescindible.

 

Seguridad vial y buena visión
Los problemas visuales más comunes (miopía o hipermetropía) afectan a la capacidad de adaptación y reacción en situaciones como el amanecer, el atardecer o momentos en los que el cambio de iluminación es brusco tales como entradas y salidas de túneles o conducción nocturna en carreteras de doble sentido. Además de la miopía nocturna que produce dilatación en las pupilas provocando pequeños cambios refractivos, los principales motivos de inseguridad son la pérdida de capacidad visual, visibilidad borrosa y mayor deslumbramiento.

Los conductores con mala visión tienen tres veces más accidentes que el resto de conductores por lo que revisar tu vista a tiempo, especialmente si vas a realizar un desplazamiento de largo recorrido en carretera, puede evitar poner en peligro tu vida y las de otros conductores.