Las lentillas esclerales son lentes de contacto semirrígidas de un diámetro mayor al de las lentes blandas (oscila entre 12,50 y 20 mm), que se diseñan individualmente para casos especiales, adaptándose a las necesidades de cada usuario.

Gracias a que estas lentes cuentan con una mayor superficie, se apoyan en la esclera (lo que comúnmente conocemos como blanco del ojo) lo que provoca que no tengan tanto contacto sobre la córnea y por tanto esta última sufra menos.

Estas lentes resultan muy cómodas de llevar ya que la esclera no tiene terminaciones nerviosas y por tanto es menos sensible que la córnea. Al ser unas lentes muy permeables, el ojo se oxigena mejor que con las lentillas convencionales por lo que permite su uso diario sin problemas y, con un cuidado adecuado, pueden durar hasta 18 meses.

Con su uso, podemos conseguir la máxima agudeza visual posible con la mayor comodidad.

¿A quién van dirigidas las lentes esclerales?

Sequedad ocular

El uso de lentes de contacto esta contraindicado en pacientes con síndrome de ojo seco severo, ya que la lágrima no tiene la suficiente capacidad para mantener el ojo hidratado. El uso de lentes esclerales es una terapia que está resultando exitosa en estos casos, ya que estas se adaptan al ojo formando una bóveda sobre la córnea que, al rellenarse con suero fisiológico, se mantiene hidratada previniendo úlceras e irritaciones.

Queratocono

El queratocono es una de las irregularidades corneales más frecuentes, consiste en una deformación de la córnea que se vuelve tan fina que se deforma abombándose hacia afuera y con forma de cono lo que provoca una paulatina pérdida de visión en las distancias lejanas. Con el uso de lentes esclerales, al no estar la lente en contacto con la zona más sensible y delicada afectada, se consigue anular las irregularidades que produce el queratocono, por lo que se uso es una opción más que recomendable.

Infecciones y traumatismos oculares

Algunos accidentes que afectan a la córnea pueden dejar importantes secuelas, como por ejemplo una infección ocular por herpes. En los casos en que la córnea es muy sensible, las lentes de contacto están contraindicadas, pero las lentes esclerales pueden ser la mejor solución.

Elevada graduación

Las lentes esclerales son las lentes idóneas para compensar cualquier tipo de graduación por alta que sea (miopía, hipermetropía, astigmatismo), proporcionando una visión estable sin gafas e insuperable durante todo el día.

 

Cirugía

El uso de las lentillas esclerales pueden aliviar la sensación de ojo seco tan frecuente después de la cirugía, sobre todo en los casos en los que la sequedad es crónica.

 

Las lentes de contacto esclerales están altamente perfeccionadas en cuanto a diseño y materiales. Con ellas se consigue que el paciente obtenga el máximo de agudeza visual y siempre con la mayor comodidad.

Si necesitas más información sobre las lentes esclerales, ponte en contacto con Terapia Visual en Mallorca a través de nuestra página web www.terapiavisualmallorca.com o llamando al +34 871 66 00 52, donde nuestro cualificado equipo de profesionales estará encantado de resolver todas tus dudas.