La miopía en los niños es una enfermedad, no una condición

Si bien muchas veces hablamos de la miopía infantil como simple condición del desarrollo, la miopía en los niños, por sus secuelas y por su potencial para desembocar en problemas de visión grave, debe ser sopesada más como una enfermedad.

Vivimos en un entorno en el que los niños necesitan realizar mayores esfuerzos visuales que nunca –sobre todo por las pantallas–. Además un estilo de vida donde las actividades al aire libre han disminuido favorecen el crecimiento de la miopia. Las cifras de miopía en los niños y los jóvenes son angustiosas: en Europa cerca de la mitad de los menores de 35 años es miope.

La miopía puede lograr tener consecuencias si no se vigila

El ojo miope sufre de un crecimiento excesivo, provocando de ese modo la dificultad del mismo para provocar un enfoque apropiado. La miopía aumenta substancialmente en el transcurso de la niñez y la adolescencia. Uno de cada diez niños miopes convivirá con la miopía magna, culpable de patologías tales como el desprendimiento de retina y la retinopatía miópica; asimismo, también de discapacidades visuales, causa principal entre los afiliados a la ONCE. Por eso es esencial velar y controlar la miopía en los niños y, principalmente, prevenir su aumento.

La fase determinante en la que la miopía crece es entre los 7 y los 17 años: justo esos 10 años suponen prácticamente la única ocasión de intervenir en el proceso. Hay padres que ignoran que la miopía infantil puede crecer de tal modo que derive en serios problemas de visión, por lo que se debe controlar y supervisar. Además, desconocen que exista posibilidad de tratamiento.

Cinco puntos a tener en cuenta si tu hijo padece de miopía:

  1. La miopía no es condición en menores, sino que se trata de una enfermedad.
  2. El no realizar un control de la miopía en niños puede desencadenar consecuencias.
  3. Entre los 7 y 17 años es el mejor momento para tratarla.
  4. Se puede tratar el ojo miope.

 

¿Qué edad es la adecuada para empezar a utilizar sistemas de control de miopía en niños con miopía en avance?

Resulta difícil ofrecer una contestación exacta con una edad determinada. Existen investigaciones que demuestran que en cuanto antes se empiece, mejor será el pronóstico final de dioptrías de adulto, entendiendo que la miopía que se gana ya nunca más se pierde.

Hay que tratar cada caso en particular, se debe confirmar que se trata de una miopía en continuo avance, hay que probar que el menor está receptivo y que los padres han entendido las características de los tratamientos, pues serán los responsables de decidir en última instancia si quieren que su hijo/a los use.

 

ATENCIÓN

Cuando un niño experimenta un aumento en la miopía se puede proceder de dos maneras: Pasivamente, solo informando de la necesidad de cambiar los cristales compensando la miopia para que el niño vea mejor, o bien poner medios para tratar la miopía con el fin de que crezca lo mínimo posible.

 

Optometrista Comportamental.
Audioprotesista.
Terapeuta TMR.
Terapeuta TOMATIS.