Lateralidad es la dominancia de un lado del cuerpo respecto de tareas específicas. Cuando mano, ojo, pie y oído de un mismo lado no concuerdan en su preeminencia, ello puede resultar una de las causas que llevan a que el niño tenga problemas para aprender, además de coadyuvar a que la conducta sea disruptiva. Existen pruebas muy sencillas para detectar las anomalías y procedimientos para tratar de resolver los inconvenientes educativos que provoca, los que deben ajustarse a cada caso particular.

Muchos son los autores que relacionan los problemas de aprendizaje de un niño con su lateralidad, achacando a la lateralidad contrariada, cruzada o no definida los problemas en la adquisición, entre otras, de habilidades lecto-escritoras.

En un estudio llevado a cabo en España, titulado “Relación entre la lateralidad y los aprendizajes escolares”, en el cual se han evaluado a 170 niños de entre 6 y 7 años, pertenecientes al primer y segundo grados de la escolaridad primaria, se ha llegado a la conclusión de que entre aquellos niños que tienen una lateralidad homogénea, el 64,5% logra un aprendizaje positivo, mientras que el 55,8% de quienes poseen una no homogénea muestra problemas de aprendizaje. Además, los niños que discriminan entre derecha e izquierda también tienen mejor sus aprendizajes con respecto a los que no lo hacen, así como los que se orientan bien en el espacio con respecto a los que se orientan mal. 

Podemos concluir que los problemas de lateralidad o las situaciones de prelateralidad o lateralidad indefinida pueden ser causantes de dificultades de aprendizaje en los niños. El estudio realizado por el Optometrista Comportamental en este campo así como la asociación con disfunciones binoculares puede ayudar a resolver estas situaciones dando como resultado la mejora en el rendimiento escolar. Pide tu cita

 

Optometrista Comportamental.
Audioprotesista.
Terapeuta TMR.
Terapeuta TOMATIS.