Puede que durante estos días tu hijo refiera síntomas como mala visión al ver la tele, que se le mueven las letras al leer, que se emborronan o que le duele o pican los ojos. No lo dejes pasar.

 

          Durante estas semanas en las que hemos estado confinados nuestros hábitos han cambiado, y de qué manera. Pasamos el día encerrados realizando tareas en visión cercana, móviles, tablets, ordenadores, juegos de mesa, etc. Echemos la vista atrás.

          Nuestros antepasados eran cazadores, recolectores y nómadas, pasaban el día mirando distancias lejanas, ahora en cambio pasamos el día mirando de cerca. Pensáis que ese cambio de hábitos no tiene consecuencias? Nuestro sistema ocular está pensado para trabajar a todas las distancias pero solamente cuando miramos de cerca está haciendo un esfuerzo por lo que durante estas semanas ha estado trabajando en exceso.

          Durante los últimos años son muchos los estudios que relacionan el incremento de miopía en los niños con varios aspectos claves que se están presentando en este confinamiento. Dichos estudios demuestran que hay 3 factores que predisponen al incremento de la miopía: exceso de trabajo en cerca, pasar pocas horas bajo la influencia de la luz solar y una graduación incorrecta. Pues vaya ya tenemos 2 de 3 causas que se han dado en este confinamiento.

          Además de miopía el exceso de trabajo en visión cercana está relacionado con otras disfunciones como el exceso acomodativo, la inflexibilidad de acomodación o el exceso de convergencia. Estas producen síntomas como la visión borrosa al levantar la cabeza, que se muevan las letras al leer, que nos saltemos de linea en la lectura o incluso dolor de cabeza.

          Por eso si tu hijo te dice que tiene algunos de estos síntomas no dudes en llevarlo a un Optometrista que haga una valoración funcional de su visión.