Los intensos dolores de cabeza no están condicionados únicamente a la edad adulta, también los más pequeños de la casa pueden sufrir de manera habitual intensos dolores de cabeza que pueden venir derivados por diversos motivos: factores emocionales, alimentación, exceso de ejercicio físico, falta de sueño o el abuso continuado de tablets y móviles.

 

En algunos de estos casos, estos dolores de cabeza tienden a desaparecer cuando el menor descansa o deja de realizar un consumo abusivo de algunos alimentos, pero en otros casos estos dolores pueden venir motivados por causas ajenas por completo a estos factores y pueden estar relacionados por defectos de visión desconocidos y por tanto no tratados o mal corregidos.  

 

¿Qué defectos en la visión pueden provocar migraña infantil?

 

La miopía y el astigmatismo son dos defectos que pueden provocar dolor de cabeza entre los niños cuando no han sido detectados a tiempo. En la mayoría de los casos se debe a que los más pequeños fuerzan la vista a la hora de fijarla en un determinado objeto o pantallas, lo que les puede provocar la migraña.

 

En algunas ocasiones también se puede dar la circunstancia que el problema ya haya sido detectado, pero el niño o niña utilice unas gafas sin la graduación correcta. Por eso el revisar la vista de una manera habitual es importante de cara a una mejor prevención.

 

En el caso de otro de los problemas que nos podemos encontrar, como por ejemplo la hipermetropía es uno de los defectos que puede pasar más desapercibido dentro del público infantil, ya que fuerzan la vista a la hora de enfocar determinados objetos, pero esto produce innumerables dolores de cabeza o alrededor de los ojos.

 

Aunque los dolores de cabeza rara vez son síntomas de una enfermedad grave, y menos aún en niños, es conveniente acudir al médico urgentemente en los siguientes casos:

  • Si el dolor de cabeza va acompañado de otros síntomas: alteración de la conciencia, convulsiones, fiebre, vómitos o rigidez de nuca.
  • Si el dolor es muy intenso o está muy localizado en un solo punto.
  • Si los episodios de dolor no desaparecen al cabo de un tiempo o son muy frecuentes.
  • Si el dolor se agrava al toser o estornudar.

Desde Terapia Visual os animamos a acudir con los más pequeños de la casa a realizar revisiones periódicas de la vista para evitar dolencias que se puedan preveer a tiempo.