Algunos de los problemas relacionados con la visión y el aprendizaje se pueden resolver mediante un programa de terapia visual. Con la aplicación de varios ejercicios, que varían en función del problema a solucionar, podemos aprender a utilizar la visión de manera más eficaz. Con la terapia visual podemos mejorar la eficiencia y el procesamiento de la información visual, lo que mejorará el rendimiento de nuestra actividad diaria, especialmente, en el caso de los niños, de las actividades clave para el aprendizaje.

Hay que tener en cuenta que el 70 % de la información que procesa nuestro cerebro tiene un origen visual. Si existe algún problema en el sistema de procesamiento de la información visual, la información que recibimos al aprender algo nuevo puede no ser procesada en condiciones.

Mediante la terapia visual podemos mejorar el rendimiento en la lectura, con lo que esto significa en cuanto a rendimiento escolar y académico

Los optometristas trabajamos para conseguir de nuestros pacientes una buena visión y las habilidades para procesar bien la información visual que reciben.

La terapia visual es útil y su uso se recomienda cuando es necesario mejorar el rendimiento lector, cuando aparecen problemas de aprendizaje, cuando se observan problemas relacionados con la lateralidad, cuando existen problemas de convergencia visual, y en casos de miopía, presbicia , ambliopía, visión doble y estrabismos.