La agudeza visual es la capacidad que tenemos de ver con nitidez, tanto de cerca como de lejos.

Cuando nos hacemos un control de la vista una de las pruebas más frecuentes que se realizan es la medición de la agudeza visual. La mayoría de la población no tiene una idea clara de lo que se revisa con ella, y se crea confusión en muchas ocasiones. Ver disminuida la agudeza visual puede ser el signo de padecer algún defecto refractivo, como la miopía (ver borroso de lejos), la hipermetropía (ver borroso de cerca), el astigmatismo (visión distorsionada de los objetos), o presbicia (el paciente tiene que alejar lo que lee porque tiene una sensación borrosa de cerca).

Los optometristas, a la hora de valorar la agudeza visual tenemos en cuenta cuenta tres tipos de factores en la consulta:

  • Factores físicos: La iluminación del espacio, el objeto que se mira y las características del ojo del paciente.
  • Factores fisiológicos: Son los vinculados al funcionamiento de la retina. Son factores que ganan importancia con la edad.
  • Factores psicológicos: La fatiga física o psíquica o el aburrimiento que tenga el paciente, especialmente cuando la medición se hace a niños.